sábado, 8 de septiembre de 2012

Un receso perdido.



A 2 meses de dejar de laborar como profesor de diseño en CESGRO me veo afligido  en los sueños del ayer que impidieron darme “vida” en mi natal pueblo y es que la mentada “falta de oportunidades” se hace presente al grado que ocasionalmente me pregunto si carezco de aptitudes o actitudes; ciertamente en el camino de “pertenecer” o “ser parte” de una empresa está en juego la inminente necesidad individual, justo donde nada concuerda.
Conozco mi estilo y mi trabajo lo vivo sin embargo de intenciones plagado el mundo está. Siento coraje de pensar en dedicarme a otro oficio y sin embargo estoy seguro de que nunca dejaré de dibujar pues ha sido un vicio que tengo desde la infancia.
Intento vivir y disfrutar cuanto me es posible ya que he tomado malas decisiones una y otra vez al ritmo de un curioso aprendiz (quisiera pensar).

No hay comentarios: